Etiquetas

, , , , ,

El vestido de novia de Carmen fue encargado a Balenciaga cuatro años despues de haber cerrado éste sus casas de costura, en 1968. Carmen, según relata ella misma, no había vestido hasta entonces de Balenciaga, sin embargo conocía muy bien su trabajo y consideraba al modisto un artista.

El modisto elaboró dos bocetos y junto con Carmen y su madre, la Marquesa de Villaverde, eligió un diseño que en su día se calificó de “regio e importante”. Su confección se llevó a cabo en el taller de Felisa y Jose Luis, en Madrid. (Felisa Irigoyen fue la mejor maestra de Fantasía que Balenciaga tuvo en EISA -Madrid- y Jose Luis, el mejor peletero del momento. Ambos formaron sociedad cuando Balenciaga cerró sus casas en 1968 y éste, en 1972, consideró que ésta era la casa de alta costura mas adecuada para realizar el vestido de Carmen. Y es que la plantilla estaba conformada por algunas de las mejores modistas que se formaron y trabajaron en EISA: la flor y nata de la alta costura española; entre ellas, Emilita Carriches: la persona que dirigió la confección del vestido de Carmen Martinez Bordiú, le vistió para la boda y estuvo junto a ella durante todo el día para que el vestido estuviese impecable a lo largo de la jornada.)

DSC_0027El manto de siete metros, se cosió al traje, una vez vestida la novia.

Las publicaciones: “La Actualidad Española”, “Semana” y el diario “Ya”, entre otras; en el momento de publicar la noticia sobre la que se denominó “Boda del Año”, se recrean especialmente en la confección del vestido de novia de Carmen Martinez Bordiú: “En su creación se emplearon 14 metros, de doble ancho, de raso natural color blanco con un reflejo gris rosáceo. La tela es de la firma Abraham, de Suiza. Todo el bordado ha sido realizado a mano, sobre tul, luego cuidadosamente recortado. En el bordado predominan las flores de Lis (emblema de la casa Borbón), destacando la que luce sobre el pecho. Para dicho trabajo se utilizaron veinte carretes de hilo de plata, mas de 10.000 perlas, 2.500 brillantes pequeños, 2.200 medianos y 1.700 grandes, además de nácar y cristal.

Carmen, durante la rueda de prensa que se celebró el mismo día de su compromiso, informó que su traje sería una creación de Balenciaga y añadió: ” Yo no conozco a Balenciaga personalmente. Pero ha estado viendo fotos mías. Como considero que es un genio de la costura, supongo que me hará un vestido que vaya bien con mi personalidad y además, será bonito. ….”
Efectivamente, el modisto había solicitado, para diseñar el modelo, que le enviasen fotografías y películas de la novia. A ésto hay que añadir que durante nuestra conversación, Carmen, recuerda con detalle las pruebas que Balenciaga, personalmente le hizo. Pruebas, que a ella se le hicieron eternas y en las que él le hacía andar una y otra vez por el salón.

Balenciaga estudia el cuerpo y su movimiento para que la prenda se adapte perfectamente a él, para que no se mueva un ápice, para que caiga perfecta. Por eso, a Carmen le hace andar tanto durante las pruebas y previamente ha visto imágenes de ella: porque observa a conciencia el movimiento de sus brazos, la longitud de los pasos que da, la inclinación de la cabeza, el cuello,… le está analizando en profundidad. Y es que detras de este vestido, hay un estudio impresionante de la anatomía femenina y el movimiento; que junto con el profundo conocimiento de la técnica, le permiten a Balenciaga, construir la prenda como si fuese un arquitecto y obtener como resultado, la sublimación de la alta costura a disciplina artística.

Emilita Carriches (2ª por la derecha) y su equipo, confeccionando el vestido.

Carmen recuerda perfectamente, mas de treinta años despues, que el día de su boda se sentía encantada con aquel vestido y que desde luego, cubrió las espectativas que tenía sobre él en todos los aspectos: personalidad, belleza y comodidad.

DSC_0031
El manto de siete metros de largo y la línea estilizada que define el vestido, potencian la estatura y esbeltez de la novia.

 

El vestido de novia de Carmen Martinez Bordiú fue donado al Museo de la Indumentaria de Barcelona, pasando a formar parte de sus fondos y de donde ha salido en varias ocasiones para ser exhibido en diferentes muestras tanto en España como en otros países.

Anuncios